Aquí es donde te enteras quién está detrás de todo esto

Hola. Mi nombre es Yamil Salinas Martínez, o también @yamilsalinas. Un diploma dice que soy politólogo y otro Máster en Relaciones Internacionales. De cualquier manera, no son más que papeles (aunque con bonitos ribetes). Lo que importa es lo que hay dentro de tu cabeza y cómo te ayuda a reflexionar sobre el pasado, a entender el presente y a pensar el futuro.

En Berlin, una de mis ciudades favoritas.

En Berlin, una de mis ciudades favoritas.

Quiero contarte que me gustan muchas cosas. Me gusta escribir, escuchar (a personas, a personas tocando música, o incluso a computadoras tocando música), reír, mirar cine, leer, aprender, el otoño, la lluvia y la tierra. También las mujeres, pero tuve la suerte de encontrar la mejor de todas las que existen. Me gusta el lenguaje, y sobre todo en su forma más libre. Me gusta la fotografía, que es algo así como escribir con luz. Me gustan los gatos y los árboles. Me gusta el tango, la banda sonora de Buenos Aires (que a veces extraño, porque vivo en Madrid). Me gusta el fútbol y los eternos debates sobre quién fue mejor número diez de la historia, aunque ya todos lo sabemos. Me gustan las ideas. Me gusta la vida. Creo que eso ya define muchas cosas.

Pero espera, no te vayas. Hay más. Me gusta mucho la tecnología. Aunque no sólo la digital que hoy nos conecta, sino todo tipo de tecnologías. Los cuchillos son tecnología. Los acueductos, las trampas de caza y también los muebles. Las vasijas, telares o imprentas también son tecnología. También los mapas, claro. La tecnología se alimenta, y a su vez transforma dos fuerzas primarias: la información y la energía. Y eso nos ha cambiado drásticamente a lo largo de la historia. Una explosión en cadena de sucesos que hoy configuran nuestro presente.

No obstante, lo interesante de toda esta historia es poder entender cómo la(s) tecnología(s), hoy presente(s) en absolutamente todo lo que nos rodea, operan en nuestro cuerpo, comportamiento, relaciones y mente. ¿Cuál es el código fuente de todo esto?

Todo lo que veas aquí remitirá a ese interés, que claro, no puede resolverse hoy, ni mañana, ni dentro de unos años. ¿Quién sabe cuándo?

Creo que nunca lo sabré. Pero no importa. Éste es el lugar donde seguiré haciéndome todas estas preguntas.

¡Bienvenido!