Cómo gestionar una base de datos bibliografíca para tu tesis o trabajo académico

Desde hace bastante tiempo vengo indagando en aplicaciones para la gestión bibliográfica de trabajos académicos (papers, tesis, informes, libros, etc.) sin poder llegar a una herramienta que cumpla de manera relativamente satisfactoria todo lo que necesito. Como nota preliminar, vale decir que antes de ponerse a trabajar en cualquier trabajo académico, es esencial manejar y ordenar nuestra base bibliográfica. Creo que esto no es cuestión de costumbres, sino de mera necesidad. Una tesis puede llegar a tener más de mil referencias, y si no se las ordena, cataloga e indexa de manera organizada, todo se hará cuesta arriba.

En este sentido, desde hace tiempo ya pude ir probando algunas herramientas que no me convencieron totalmente y una que hasta ahora lo está haciendo muy bien. Les detallo mi experiencia con ellas:

1. EndNote X2

Interfaz de Endnote X2Interfaz de Endnote X2

Creo saber bien que es el software más utilizado para este ámbito, pero a mí no me ha convencido del todo. A pesar de que el soft cliente (muy Win98) que se instala en el ordenador personal es muy bueno y potente (filtrado por categorías, conexión a bibliotecas y bases, entre otras), su interfaz web es lamentable pésima (y bastante onerosa). Hoy por hoy contar en cualquier lugar con la bibliografía de tu trabajo es más que imprescindible, no sólo a la hora de la consulta sino de la incorporación de referencias, y EndNote presenta una clara deficiencia en este plano.

2. BibCiter

Bibciter

Desarrollado bajo licencia GPL por Ismael Peña-López, un referente en el estudio de la aplicación de nuevas herramientas al ámbito de la investigación académica, se brinda como una herramienta para instalar en tu propio server, totalmente customizable. Al principio anduvo muy bien, pero luego se empezó a liar con campos cruzados, formularios que duplican algunas entradas, etc. Quizá no tuve toda la pericia para ajustar el mantenimiento, pero eso también constituye un punto débil (por no decir tener un hosting propio para alojarlo). Lo bueno de BibCiter es que por cada catálogo de citas genera automáticamente un feed RSS, lo que permite sindicarlo en cualquier otro servicio web. De poder contar con los recursos y conocimientos para administrarlo, es una muy buena opción.

3. Aigaion

Interfaz de AigaionInterfaz de Aigaion

Es similar en funciones a BibCiter, pero con la diferencia de que brinda mayores posibilidades a la hora de categorizar (por ejemplo, se pueden hacer árboles de keywords por publicación, y suscribirse a ellas) como así también a la hora de anotar diferentes textos. Me resultó un poco más dificultosa su instalación, y nuevamente la barrera de entrada está puesta en tener un hosting propio y cierta pericia en el manejo de instalación/customización de aplicaciones web. Permite diferentes tipos de usuarios y roles en su administrador.

4. Connotea

Connotea

Un servicio de gestión bibliográfica online, apuntado más que nada hacia las ciencias duras, ya que tiene conectores con bases de datos especializadas. Permite también una suerte de red social académica en base a las referencias utilizadas o ciertos grupos de disciplinas y estudios. No termina de convecerme por su interfaz un poco críptica y poco amigable.

5. Zotero

Zotero, para Firefox

Funciona como una extensión para Firefox, muy liviana y flexible. Su principal ventaja es que guarda las referencias “mientras se navega” directamente en el terminal local, arrastrando las referencias a la extensión. Eso también lo pone en desventaja porque no se pueden compartir, ni resguardar ni exportar por RSS (aunque en la versión beta creo que lo ofrece, no lo probé aún) y aún más que se limita a un browser en particular. Además me parece un poco inexacto en algunas referencias, sobre todo en las bases de datos académicas.

5. Mendeley

Cliente terminal de MendeleyCliente terminal de Mendeley

Hasta ahora, la herramienta que más me ha convencido. Combina dos herramientas en una: por un lado un cliente de escritorio, que te descargas e instalas, y una cuenta en línea que se sincroniza automáticamente de manera bidireccional. Creo que es una buena combinación, porque permite el manejo desde el ordenador y también el acceso permanente a través de una conexión a internet, para agregar o editar referencias de manera remota en otra oficina o lugar.

Tiene aún algunas cosas por mejorar (no genera feeds RSS,  no se permiten crear categorías desde la web, como tampoco exportar la bibliografía) pero quizá estén considerados para la próxima versión. El servicio es gratuito, y permite como funcionalidad extra compartir listas de bibliografía, entre varios usuarios, para algún trabajo que necesite interacción colectiva.

Conclusiones

Creo que todavía no encuentro la aplicación perfecta para poder administrar una base de datos bibliográfica a un nivel de usuario medio, con necesidades de sincronización directa, feeds RSS, fácil administración y gestión, y fundamentalmente usable. Hay muchas más, como pueden ver en este listado, pero hasta ahora sólo pude probar las que les detallé más arriba.

Cualquier comentario o sugerencia sobre alguna otra herramienta (sé que hay algunas para Mac) es más que bienvenido para compartirlo con todos los lectores e interesados.