Deep Work, de Cal Newport

 
03_DeepWork.jpg

DEEP WORK: RULES FOR FOCUSED SUCCESS IN A DISTRACTED WORLD

por Cal Newport

Editorial: GRAND CENTRAL PUBLISHING
Primera edición: 2016
Páginas: 296

 

 

★★★★☆ – La tesis central de este libro es muy simple: en un mundo donde todo nos distrae y nos resulta difícil poner foco, quienes puedan concentrarse, trabajar o producir con valor serán un recurso escaso y muy demandado. 

Newport destaca dos tendencias de la economía global y el mundo del trabajo que han llegado para quedarse:

  • Cada vez es más frecuente y necesario aprender cosas complejas en poco tiempo.
  • Cada vez hay más competencia de recursos (deslocalización, freelancers, etc.) y para tener éxito hay que producir a un nivel excelente.

En sus palabras:

The ability to perform deep work is becoming increasingly rare at exactly the same time it is becoming increasingly valuable in our economy. As a consequence, the few who cultivate this skill, and then make it the core of their working life, will thrive.

Lo que dice Newport es que aquellos que pueden producir a un nivel excelente se van haciendo mucho más difíciles de encontrar y reclutar, transformándose para la economía en un bien escaso. Quienes puedan hacerlo mejor que el promedio serán más valiosos, por lo tanto, se supone que serán mejor recompensados.

La gran pregunta es cómo conseguir ser una de esas personas con foco y concentración, cómo vencer la procrastinación y la tentación de irse por las ramas. La clave está en cultivar lo que el autor llama deep work, o «trabajo profundo», que es el trabajo realizado en un estado completo de no-distracción y concentración que aprovecha el máximo las capacidades cognitivas de quien las realiza. Todo el libro se basa en técnicas y consejos para conseguir ser más productivos en nuestro tiempo, y ocuparnos en el trabajo profundo y no dejarnos vencer por las distracciones.

¿Y cuál es el anticristo de nuestra productividad y trabajo profundo? Claro que sí, son ellas: las redes sociales.

Dice Newport:

The reason knowledge workers are losing their familiarity with deep work is well established: network tools. This is a broad category that captures communication services like e-mail and SMS, social media networks like Twitter and Facebook, and the shiny tangle of infotainment sites like BuzzFeed and Reddit. In aggregate, the rise of these tools, combined with ubiquitous access to them through smartphones and networked office computers, has fragmented most knowledge workers’ attention into slivers.

¿Qué nos queda entonces? Con distracciones constantes solo podemos abocarnos a hacer el trabajo de menor valor, el “shallow work”, o el trabajo «hueco». Éste es particularmente el que más tiempo del día nos ocupa y el que menos valor tiene, ya que fácilmente podría hacerlo otra persona. El trabajo vacío es el que puede hacerse aún con interrupciones permanentes, como responder correos. 

A lo largo del libro Newport nos va dando ejemplos y técnicas utilizadas por otras personas a lo largo de la historia (y hasta incluso su propia receta) para poder conseguir este “superpoder”. 

Por ejemplo, para conseguir el estado de deep work podemos seguir cuatro ‘filosofías’:

  • La filosofía del monje: este método nos sugiere enfocarnos de forma completa y total en nuestro tema de estudio o ámbito de trabajo, cortando TODAS las distracciones posibles y los medios de comunicación. Es un estado de reclusión intelectual y social bastante extremo. Este método es el que sigue, por ejemplo, el autor Neal Stephenson.
  • La filosofía bimodal: consiste en reservarnos unos días al mes o al año para trabajar bajo la filosofía del monje, yendo a un lugar específico y cortando con todas las distracciones y vías de comunicación. Este enfoque puede ser útil para personas que tiene trabajos por temporadas (profesores, por ejemplo) y es el método que seguía Carl Jung.
  • La filosofía del ritmo o de no-romper-la-cadena: esto es sencillamente construir un hábito, y se basa en ser consistentes en un determinado rango de horas o tiempo durante el día (y todos los días siguientes) para tener trabajo profundo. Mucha gente, por ejemplo, se reserva las primeras horas de la mañana u otras las últimas de la noche para estar libre de distracciones y con foco. Lo importante no es la hora, sino construir el hábito mediante la consistencia.
  • La filosofía del periodista: este método, basado en la experiencia de Walter Isaacson –que muchos conocerán por sus biografías de Einstein, Franklin o Steve Jobs– nos propone algo muy difícil, que es conseguir trabajo profundo en el momento en que el se tiene el tiempo para poder hacerlo. No importa si son treinta minutos o dos horas, la habilidad está en conseguir el trabajo de valor allí donde uno tiene el tiempo y la inspiración (superpoder, diría yo) de conseguirlo.

Sin embargo, dice Newport que detrás también debe haber una regularidad:

Isaacson was methodic: Any time he could find some free time, he would switch into a deep work mode and hammer away at his book. This is how, it turns out, one can write a nine-hundred-page book on the side while spending the bulk of one’s day becoming one of the country’s best magazine writers.

Y no es un enfoque para principiantes:

This approach is not for the deep work novice. As I established in the opening to this rule, the ability to rapidly switch your mind from shallow to deep mode doesn’t come naturally. Without practice, such switches can seriously deplete your finite willpower reserves. This habit also requires a sense of confidence in your abilities—a conviction that what you’re doing is important and will succeed. This type of conviction is typically built on a foundation of existing professional accomplishment. Isaacson, for example, likely had an easier time switching to writing mode than, say, a first-time novelist, because Isaacson had worked himself up to become a respected writer by this point. He knew he had the capacity to write an epic biography and understood it to be a key task in his professional advancement. This confidence goes a long way in motivating hard efforts.

El libro también incluye otros consejos tan interesantes como poco ortodoxos, como eliminar nuestros perfiles de las redes sociales y dedicarse a aburrirse más.

Valoración: Me pareció extremadamente útil, sobre todo para una persona como yo que se distrae de forma muy fácil (y que sufre las consecuencias). Muy recomendado para los que estén en algún rol creativo y quieran saber cómo aprovechar mejor el tiempo. También para aquellos que trabajen en el ámbito académico, donde Newport es un auténtico crack.


¿Te ha resultado útil o interesante esta reseña? ¡Compártela en tus redes sociales!