La situación política en Cuba

Después de varios días ya de castritis, y de toda la vaina que alimenta la prensa internacional con conjeturas, rumores y largos etcéteras, creo que la situación política que está atravesando Cuba merece alguna reflexión profunda. Tuve la suerte y el honor de visitar la isla el último enero. Conocí mucha gente, con la que hablé bastante intentando dilucidar eso tan complejo que es la sociedad cubana. Parece mentira, pero me sentí (a pesar de la cultura, el lenguaje, y la gente en sí), como bajo otro paradigma. Relaciones sociales poco comunes, extrañas para mi mundo de la vida aquí, en Buenos Aires, en Argentina.

La pregunta obligada con quien me cruzaba era ¿Y cómo piensas a Cuba sin Fidel? ¿Qué es lo que crees que pasará?. Desde barrenderas, médicos, emprendedores (sí, existen allí también) hasta músicos y taxistas fueron interpelados a tal pregunta.

La sensación general que me dejó es que la mayoría no quiere (o quería, en aquel momento) siquiera pensar qué es lo que podría suceder. Casi como que pateaban el momento para adelante. “Y bueno chico, ia veremos que pasa…”. Muchos otros decían que seguiría todo igual, con una leve apertura al comercio internacional, de a poco. Otros dejaban ver un cierto optimismo, diciendo que “vamos a estar mejor”, aunque no precisando porqué, si por una democracia competitiva multipartidista, si por el libre mercado, o si porque bajaría el precio del ron. Sólo uno me dejó con algo de preocupación: “Cuando Fidel no esté, esto se transforma en Colombia”, aseveró. Y claro, pensé. Cuba puede ser un puente perfecto para el ingreso de narcóticos a las costas de los Estados Unidos. Esta persona temía el ingreso de bandas de Miami que utilicen la isla como base de maniobras, aprovechando la clarísima posición estratégica de Cuba.

Un médico de Cienfuegos echó un poco mas de luz al tema al decirme algo como esto:

“Mira, aquí no creemos en el comunismo abstracto, o en el socialismo ideal. Aquí la mayoría de la gente, y me incluyo, somos fidelistas. Creemos en Fidel y en lo que dice. Si debe decirle al pueblo algo malo, pues te lo va a decir. En lo que no tenemos confianza es en la gente del entorno.”

Caramba dije. No en vano alguien se mantiene en el poder por cuarenta y siete años. Sentí que la gente creía en su palabra pero no en la de sus ministros, delegados populares o incluso en su hermano Raúl.

“Si Fidel dice que la libra de arroz debe valer tanto, pues al otro día lo vale”.

Y aquí es donde me quiero detener, y alejarme un poco de la anécdota. Según mi humilde pensar, Fidel es el centro solar del universo cubano. A diferencia del partido-sol que regía a los países comunistas tradicionales (URSS, China) en Cuba el sol es Fidel. Es el brazo motor de la vida social, la administración pública y hasta del precio del arroz.

Lo que pensaba entonces era, recapitulando esa falta de confianza en el entorno con la centralidad de su figura en la vida social del país, que cuando no esté a Cuba se le apagaba el sol. Debía buscar, rápidamente, otro eje ordenador, otro centro organizador.

Y esto es lo que quiero destacar. El argumento ahora es que Cuba ingresa (o es más, ya ingresó según algunos) en una “transición”. Prudencia con esto, simplemente hubo un cambio de mando, y miren lo escueto que es que hasta el mando sigue teniendo el mismo apellido.

Las demandas de “reforma” y apertura democrática, de mercado, etc., estimo no vendrán en mayor volumen desde el pueblo cubano, (como en la caída del muro, o en el sistema soviético) sino desde el mismo sistema internacional, presionando la situación para “incluir a Cuba en Occidente”. Y cuando digo sistema internacional, además de los Estados, incluyo a las Organizaciones Internacionales y los grandes holdings y firmas trasnacionales. Por eso digo atención. Espero que Cuba encuentre su paso y ritmo para transitar la ausencia de su líder y centro rector. Considero que es un pueblo absolutamente capaz de dirigir su propio proceso de reemplazo de su eje.

Veremos lo que sucede.