Las máquinas Enigma de la Guerra Civil Española

Ayer domingo publicó el diario El País una interesante nota de investigación periodística, en la que Rafael Moreno Izquierdo da con la pista de una serie de máquinas Enigma utilizadas por el bando nacional durante la Guerra Civil Española.

En efecto, las Enigma fueron parte de la cooperación que el régimen nazi le prestó (a precios módicos) a las huestes del General Francisco Franco, en este caso para el apoyo de inteligencia en las operaciones contra los republicanos. Pero no todo fue de lo mejor, ya que, según revela la investigación, los modelos de Enigma utilizados fueron modelos de aplicación “comercial” y no contaban con los avances ni posibilidades que brindarían, pocos años después en plena 2ª Guerra Mundial, a las tropas alemanas.

Lo curioso del caso es que estas máquinas, de las que se presumía su existencia pero no se sabía aún hoy de su destino, fueron encontradas en una buhardilla de un cuartel militar en Madrid, casi al azar. Su estado de conservación (como puede verse en las fotos) es muy bueno. Se presume que pudieron haber estado en servicio hasta los años cincuentas.

Las Enigma fueron, en su momento, el factor diferencial del Eje para su despliegue y ofensiva militar, ya que técnicamente proveía, para cada mensaje, un código de cifrado individual y aleatorio producto de su mecanismo electromecánico, avanzado para esos tiempos. Por años se mantuvo irrompible para los Aliados, pero un grupo de matemáticos polacos allanaron el camino para su descrifrado, siendo más tarde, en el famoso Bletchley Park, donde se pudo romper finalmente el método y según dicen, acabar con la guerra antes de tiempo.