¿Por qué no te callas?

Mucho se dijo en la blogosfera sobre la exclamación del Rey Juan Carlos al presidente de Venezuela Hugo Chávez en la última Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile.

Posiciones a favor de Chávez, resaltando su libertad de expresión y determinación, de lo caduco y decadente de la monarquía española, de lo anacrónico que puede parece un Rey hoy, y mucho más. A favor del Rey, la posición intolerante de Chávez, la intromisión absoluta, lo agresivo de su mensaje, etcétera.

Lo cierto es que este incidente cae un momento donde la agenda latinoamericana y la española no están pasando su mejor relación. A pesar de los intentos españoles de mediaren la relación argentina-uruguaya, no hubo mucho avance en el tema, recientemente se sucedieron rebrotes y ataques contra inmigrantes latinoamericanos en algunas ciudades españolas, pequeñas tensiones entre gobiernos y empresas españolas, y algunas situaciones del estilo.

Este cruce entre el Rey y Hugo sólo quedará para la anécdota y los especiales de TV, ya que a mi modesto parecer creo que la reacción del Rey Juan Carlos fue de simple arrebato por la intransigencia y las interrupciones de Chávez a Rodríguez Zapatero. Ahora bien, hay modos y modos de decir las cosas, y rescato la actitud diplomática de ZP, aunque sea criticado hoy por la derecha española.

Poniéndole un poco de humor al asunto, y haciendo un paralelismo bloguero, la actitud de Chávez fue de un troll hecho y derecho.