Reliquias de la Guerra Fría

Interesante nota en el suplemento El Viajero de El País sobre lugares donde aún se puede revivir la atmósfera del viejo mundo bipolar. Personalmente, agregaría a la lista el Museo de las Víctimas del Genocidio (Genocido Auku Muziejus) de Vilnius, en Lituania, donde tuve la oportunidad de estar. Puede recorrerse el camino que seguía un detenido desde que llegaba al cuartel policial de la KGB hasta que se lo fusilaba. Así como lo leen.

Sin dudas, es una experiencia muy intensa y el agobio se siente al nomás bajar las escalares. Escalofriante pero a la vez aleccionadora sobre los que allí han sufrido. Y todo esto en el mismísimo centro de Vilnius.

Aqui hay algunas fotos de mi visita.