n6IpbB3w.jpg

Hola.

Hola. Soy Yamil Salinas Martínez. En este sitio leoescribo y hablo.

Mi primer contacto con las impresoras fue hace mucho tiempo, una vieja Commodore MPS–803. Era la época en la que el papel continuo reinaba y las matrices de punto no paraban de chirriar. Esto no tiene nada de particular, salvo que ya en esos tiempos las impresoras incluían una función que en aquel momento no entendía muy bien para qué servía. Para aquellos que lo recuerden, entonces podíamos imprimir en un modo que se llamaba econo, que supuestamente ayudaba a ahorrar tinta.

Más tarde lo vi en las inkjet, donde tenía mucho más sentido, y hasta incluso en las impresoras láser. En un momento desapareció, ya que esta función de impresión low cost se incorporó a los sistemas operativos.

Hoy, un litro de tinta de impresora es uno de los fluidos más caros del mundo, y milllones de oficinas, hogares y personas imprimen páginas y páginas todos los días. La mejor medida para ahorrar es definitivamente dejar de imprimir (y hay muchas maneras de ir a lo paperless) pero incluso podemos ir más allá. Si no nos queda otra que imprimir, podemos incluso ahorrar usando una tipografía diseñada para eso.

Dan Rhatigan, uno de los tipógrafos detrás de Monotype, la foundry tipográfica más grande del mundo asumió el reto de diseñar una fuente que cumpla dos premisas: Ser legible y funcional (incluso en tamaños muy pequeños); y ahorrar tinta optimizando su trazado.

Como pueden ver en el video, el punto que subraya Rhatigan no es menor. No sólo va de ahorrar tinta, sino todos los elementos que entran en juego para fabricar un cartucho de tinta. Plásticos, transporte, cajas, papel, etcétera.

Si les gusta la tipografía, el buen diseño y sobre todo la sustentabilidad, miren este video y conozcan a Ryman Eco, la fuente más bonita y sustentable del mundo.

Sobre Hyperlapse

Cómo escribir una antología de textos en Scrivener