Venezuela dijo no a la concentración de poder

Pasado el suceso quiero dejarles algunas líneas breves de mi opinión sobre la elección en el referendo por la reforma constitucional en Venezuela. Dos elementos relativos a la política exterior pudieron haber impactado negativamente en el voto a Chávez en la elección, en primer lugar la mini tensión con Colombia y el presidente Uribe, y la otra por supuesto es la discusión con el Rey de España, Juan Carlos de Borbón. Estos dos factores pudieron hacer que la opinión pública haya percibido nuevamente un gesto de arrogancia y poder desmedido por parte del presidente.

En relación a esto último, se suma la amenaza de Chávez de expulsar a empresas españolas del país si gana un gobierno del PP en las próximas elecciones o el Rey no pide sus disculpas.

Otro elemento importante es la emergencia de la oposición civil y universitaria en la política venezolana. Con fuertes controles a los partidos y otros movimientos, el estudiantado y los jóvenes universitarios son la masa crítica de un sistema político que está comenzando a flaquear, aún cuando se reciben rentas petroleras altísimas.

El referendo, ¿tenía chances? Es muy discutible, pero si sumamos estos factores que menciono arriba, a que la propuesta de reforma tenía grandes cambios a la concentración y uso discrecional del poder por parte del presidente (sea Chávez o no), y a pesar de algunos cambios importantes en reforma social (jornada reducida, jubilaciones, etc.) no fueron suficientes para poder balancear la percepción negativa.

En suma, vendrán seguramente nuevos tiempos para Chávez y su reforma bolivariana. Con otros tiempos y otras expectativas, tendrá seguramente las opciones de profundizar de manera rápida sus intentos de cambio estructural, o dejarlos en cámara lenta previendo una fuerte oposición en los sectores sociales.